martes, 12 de noviembre de 2013

EL DISCO DE LA SEMANA

VARIOS: Feeling High. The Psychedelic Sound Of Memphis (Big Beat, 2012)
El mundillo de los jóvenes psicodélicos de Memphis entre 1967 y 1969, años que comprende este disco, era extraño y subterráneo. Me puedo imaginar que no sería fácil practicar ciertos sonidos en un área dominada por músicos de soul y blues, arrastrando aún la fama del rockabilly de los 50, con afamados estudios que facturaban éxitos para sellos como Atlantic, con la influencia de la cercana Nashville y su country...
Esos jóvenes de aspecto extraño y largo pelo que escuchaban discos facturados en la Costa Oeste y en la lejana Inglaterra no debían ser muy bien vistos, y menos aún bien recibidos en los estudios de grabación, y leyendo el libreto se percibe algo de eso ya que la mayoría, si no todas las grabaciones, se registraron de noche, cuando los estudios quedaban libres de los músicos "respetables", generando una serie de canciones fascinantes que quedaron en su gran mayoría inéditas, sin ser aceptadas por ningún sello para ser publicadas.
Y todo ello gracias a otros dos jóvenes interesados en los más extraños sonidos y propuestas y que actuaron como canalizadores de todo este movimiento, produciendo a los grupos y músicos locales que buscaban aventurarse en algo tan marginal como podrían ser los vagos ecos que llegaban a Memphis del Verano del Amor del 67: Jim Dickinson en los estudios Ardent y James Parks en los Sounds Of Memphis.
De la mano de Dickinson y las sesiones que dirigió en los estudios Ardent, de fama y culto mundial en los 70 gracias a Big Star, Hot Dogs, Cargoe, etc., nos llegan a través de los surcos de este magnífico artefacto la versión del For Your Love de los Honey Jug, una de las tres únicas canciones del disco que fueron publicadas en single, una versión oscura y psicodélica, llena de eco, efectos, teclado viajero y guitarras levitativas; además, la propuesta más bizarra, experimental y aventurada de la escena psicodélica de Memphis (aunque provenían de Arkansas), los Knowbody Else, con su sonido muy deudor de los grupos de Texas del sello International Artists. No hay más que oír la voz de su cantante, Jim Mangrum, para notar las similitudes. Tras un cambio radical, este grupo alcanzó estatus de estrellas al menos en Estados Unidos en los 70 bajo el nombre de Black Oak Arkansas!
Los más anglófilos de todos estos grupos son sin lugar a dudas The Wallabys con su pop beatlesco y suaves aromas psicodélicos como en Holy Days marcado por el sitar y la bonita Old Man Of Time, pop barroco y muy inglés con clavicordio incluido. The Goatdancers era el grupo de Terry Manning, personaje habitual en el entorno de Ardent durante varias décadas, colaborador de Jim Dickinson en esos años en el estudio y responsable de un buen disco en solitario unos años después. La propuesta del grupo era más cercana al garage rock con teclado maníaco en Eat Me Alive y al folk rock en We're In Town
Otra de las composiciones que vieron la luz comercialmente fue Dancing Girl de The 1st Century, una estupenda pieza de aire medieval y oriental a partes iguales, con flauta, dulcimer, percusiones, varias voces... Podría encajar a la perfección en una recopilación de folk ácido de los 60. Y aunque no producidas por Dickinson pero sí arregladas por él son dos de las mejores canciones del disco, el potente soul rock de The Poor Little Rich Kids, dos gemas grabadas en los estudios de Stax e incomprensiblemente no publicadas en su momento. Come On Along And Dream y sobre todo I Need Love deberían tener desde ya estatus de clásicos!
Por su parte James Parks en las sesiones de madrugada en los estudios Sound Of Memphis facturó grabaciones de prístino y brillante sonido pero más contundente sonido que iban del crossover entre sonido de Texas y psicodelia inglesa de Rubber Papper de Sealing Smoke a las brutales excursiones sonoras con saxo, guitarras espaciales, codas instrumentales y voces desquiciadas de las grabaciones de Greg McCarley pasando por el groove a lo Brian Auger & The Trinity de Triple X y de Changin' Tymes y su Blue Music Box, publicado por un sello local, brutal pieza que recupera el ritmo del Get Ready de los Temptations y lo baña en guitarra fuzz. También a ellos pertenece la levitativa Hark The Child, muy en la onda de San Francisco.
Para terminar la hipnótica, y también muy similar a lo proveniente de la Costa Oeste, Deja Vu de Judy Bramlett, la versión de los Beatles de turno, en este caso Ticket To Ride en lectura progresiva a lo Vanilla Fudge de Mother Roses (la única pieza prescindible del disco, por cierto) y el rock psicodélico machacón de David Mitchell.
Para buscadores de rarezas de rock psicodélico y aventureros del underground musical sesentero de los diversos estados de EEUU, este es otro disco imprescindible que añadir a la colección. Varias de las piezas en él incluidas son realmente apabullantes y además supone un eslabón previo y necesario en la historia de un sello importantísimo en la década siguiente, Ardent Records!
David