lunes, 16 de mayo de 2016

PET SOUNDS: CINCUENTA AÑOS DE POP MAJESTUOSO... Y NUESTRO TOP 5 DE DISCOS DE LOS BEACH BOYS!

El 16 de mayo de 1966 se publicaba un nuevo LP de los californianos Beach Boys curiosamente llamado PET SOUNDS, un disco que terminó por convertirse en un hito de la música del siglo XX y una de las creaciones más determinantes de la cultura pop. 
El enorme salto hacia adelante de Brian Wilson como arquitecto visionario del pop, y como conductor tocado por una inspiración sobrenatural de unas sesiones mágicas sólo obstaculizadas por los reparos, comprensibles por otra parte ante esta extraña nueva música, de algunos miembros del propio grupo, Al Jardine, Dennis Wilson y Mike Love. Afortunadamente prevaleció, al menos en esa ocasión pionera, la visión de Brian Wilson y la obra pudo completarse con la majestuosidad de las voces imbricadas de los Beach Boys.
Mi primer contacto con PET SOUNDS tuvo lugar en el inicio de los años 90 cuando estaba comenzando a construir mi colección de discos, consiguiendo poco a poco esos hitos del pop y rock imprescindibles, y curiosamente mis primeras reacciones ante esas elaboradas y orquestadas canciones de inusual construcción para el habitual estilo de los Beach Boys se podrían asimilar a las de Mike Love ante ese material. 
Por supuesto mi postura hacia el disco pronto cambió instalándose como preciada parte de la colección y con los años, con mucha más música escuchada, y el frenesí de la juventud más contenido, solo me queda admirar la belleza, la complejidad y el mensaje de esa colección de canciones. Pero admito que no se trata de mi álbum de los Beach Boys favorito, ya que en todos estos años otras obras de Brian Wilson y los suyos se han clavado mucho más en mi mente, y muchas veces con una primera impresión mucho más positiva que la que me causó PET SOUNDS. 
Así que mi particular celebración del 50 aniversario de PET SOUNDS consiste en enumerar mi Top 5 de discos de los Beach Boys... ¿estará el álbum de 1966 entre ellos? ¡Veremos!
1. FRIENDS (1968): una pequeña, y concebida de forma humilde, colección de canciones que me enamoró con sus primeros acordes contrastando con los precedentes SMILEY SMILE y WILD HONEY, interesantes pero algo abarrotados en sus intenciones. No sobra ninguna de las canciones, pequeñas obras de orfebrería pop con sencillos mensajes, con highlights en la irrupción sorprendente de Dennis Wilson y su arrebatada emocionalidad con Be Still y Little Bird, las maravillosas Friends y la cotidianidad nunca mejor narrada de Busy Doin' Nothin', y el delicioso y evocador instrumental de aires hawaiianos Diamond Head, estas dos últimas ejemplos del prodigioso talento de Brian Wilson incluso en los difíciles momentos que pasaba cuando se registró el álbum. Ideal tanto para una tarde soleada como para resguardarse en su calidez en lo más profundo del invierno.
2. SMiLE (1967, o 2011, año en que se recopilaron las sesiones para su edición oficial): qué decir de la obra más experimental, vanguardista y psicodélica de Brian Wilson y su colaborador Van Dyke Parks. Si se hubiese editado en su momento seguramente la imagen comúnmente aceptada del grupo sería distinta ya que estarían entre la realeza de la psicodelia del momento, desterrando antiguos estereotipos sobre ellos. Imaginaos a los Beach Boys desplegando una versión en directo de SMiLE en Monterrey en 1967, pero tanto las fisuras en el seno del grupo como la propia organización del evento liquidaron esa posibilidad. En su momento ya reflejé en el blog el tremendo impacto que me causó escuchar el disco compilado en 2011 reflejando el proyecto original de SMiLE. Heroes and Villains, la inmensa Good Vibrations y Cabin Essence son algunos de sus muchos méritos.
3. PET SOUNDS: la gloriosa concepción de Brian Wilson se sitúa en este tercer puesto, una clara piedra de toque que marca un antes y un después para el grupo y para la música pop norteamericana. I'm Waiting For The Day y I Know There's An Answer se sitúan entre mis favoritas junto a las piezas infaltables que todo el mundo conoce. Además, de sus sesiones surgieron fructíferos momentos de creatividad no incluídos en el LP como el single de transición The Little Girl I Once Knew, favorito en este blog.
4. TODAY! (1965): Brian Wilson retirado de las giras y concentrado en el estudio solo podía generar frutos maravillosos, como es este TODAY! que muestra el camino que estaba emprendiendo el genio y su grupo. El empaque sonoro del disco ya muestra las diferencias con anteriores grabaciones, se hacen más complejas las melodías vocales y las composiciones conservan la luminosidad unas, y la nostalgia y anhelos juveniles otras, de sus inicios aunque a través de una concepción del pop más, digamos, progresiva. When I Grow Up (To Be A Man), She Knows Me Too Well, In The Back Of My Mind y divertimentos como Dance, Dance, Dance marcan la pauta a seguir. Sólo sobra la típica broma con la que solían terminar sus discos, una lástima la pista perdida para una doceava delicia sonora.
5. SUMMER DAYS (AND SUMMER NIGHTS!!) (1965): lo dicho para TODAY! se puede aplicar a su continuación, tan solo tres meses después. Se pierde un poco el elemento sorpresa que supuso TODAY! pero la colección de canciones sigue siendo apabullante, con la roquera The Girl From New York City siendo el primer ejemplo, pero con imprescindibles piezas del legado de los Beach Boys como Girl Don't Tell Me, You're So Good To Me, la versión final de Help Me Rhonda y California Girls, cumbre de la temática playera y californiana del grupo con los 25 primeros segundos más memorables de la historia del pop y que resumen todo el sonido que Brian Wilson tenía en su cabeza y quería plasmar a través del grupo.
No me malinterpretéis: ésta no es una lista inalterable, los enganches a tal o cual disco y los estados de ánimo, vitales en la relación con la música, hacen variar este tipo de listas personales, y además en el legado de los Beach Boys hay mucho y muy bueno donde elegir... La experimentación contenida de SMILEY SMILE (1967), disco con el que he hecho las paces y del que ha crecido mi aprecio hacia el mismo, el carnal WILD HONEY (1967), el encantador ALL SUMMER LONG (1964) que es otra joya del pop de los años 60, 20/20 (1969) y su curiosa mezcla del minimalismo de FRIENDS con la solidez de la producción del grupo en los primeros 70, además de contener retazos de SMiLE y Dennis Wilson consolidando su talento, por supuesto sus inicios con SURFIN' U.S.A. (1963) o SHUT DOWN VOL.2 (1964), la madurez y belleza de los compactos SUNFLOWER (1970) y SURF'S UP (1971), aunque con la agitada creatividad de Brian Wilson contenida pero con Dennis y Carl Wilson y Bruce Johnston dando un paso al frente... ¡una lista casi interminable de grandeza!
David