miércoles, 20 de enero de 2016

FAREWELL DALE "BUFFIN" GRIFFIN Y GLENN FREY

La vida sigue con su azaroso transcurrir y, aunque estos golpes no nos afecten de forma cercana, al haber significado tanto para uno el escuchar determinados discos la pérdida de cualquiera de los implicados en los mismos deja un poso de pesar y tristeza. Tal es la capacidad de la música popular y de la fuerza icónica de sus creadores, capaces de impresionar y grabar a fuego el impacto de melodías, ritmos, letras y portadas en jóvenes, y no tan jóvenes, mentes.
Así que la triste noticia de otros dos fallecimientos de ilustres rockeros (vaya 2016 llevamos; es el lógico transcurrir de la vida, pero parece que han coincidido muchos decesos) me lleva a agradecer su labor con estas líneas.
Dale "Buffin" Griffin fue el batería de los Mott The Hoople, banda reverenciada en el Reino Unido y uno de los pilares del rock de las islas en los años 70, desde sus inicios como grupo de culto con una amalgama de sonidos que ilustraban la transición entre los 60 y los 70 hasta su exitosa explosión en los años de culminación del glam rock, estilo sobre el que Mott The Hoople sobrevolaba con enormes, intensas canciones y fiereza instrumental, con la potente pero precisa pegada de Griffin.
Por su parte, los Eagles amasaron un éxito tal en Estados Unidos que son unos de los protagonistas musicales inseparables de los años 70 con tal resonancia que incluso aquí, en España, son ampliamente conocidos, por supuesto sobre todo de aquellas canciones que todos podemos suponer, pero su labor elevando el country rock a un éxito global no se puede discutir. 
Dieron en la diana con su propuesta musical y dejaron una colección de canciones excelente y algunos discos de aúpa, como sus dos primeros y mis favoritos de los Eagles, los emocionantes EAGLES (1972) y DESPERADO (1973), recogiendo el legado de los Byrds, los Flying Burrito Brothers Gram Parsons e inyectándole pop y rock accesible y excelentemente ejecutado. Bravo por ellos, pese a que en un determinado momento se puso de moda menospreciar al grupo, y aún habrá algún trasnochado que por postureo haga de menos a los Eagles (seguramente sin escuchar ni uno de sus discos).
Frey, cantante de suave y elegante voz y guitarrista, y compositor deja joyas indiscutibles como Take It Easy o Tequila Sunrise, solo por nombrar dos de mis preferidas de esos dos primeros discos imprescindibles del country rock. Y canciones suyas en solitario, como The Heat Is On aunque no escrita por él, son pepinazos entusiasmantes.
A ambos, gracias por todo.
David