martes, 24 de septiembre de 2013

¡VUELVEN MAGIC BUS!

A principios del siglo XXI hubo un pequeño boom de bandas nacionales cuyos sonidos se anclaban fuertemente en la psicodelia facturada entre 1967 y 1969, y sobre todo la proveniente de Inglaterra. Muchos días discos y canciones de estas bandas sonaron en programas como Bulevar al que acudía a diario para escucharlos (y sobre todo los viernes con la edición especial bautizada Sunset Bulevar). Fue un momento en el que parecía que la escena independiente de grupos sixties podrían retomar una parte del esplendor de los 90, pero fue un destello breve, fugaz pero brillante, y muchos de esos grupos desaparecieron para siempre mientras que otros, unos pocos, se tomaron un respiro para reaparecer e intentarlo por segunda vez, quizás en tiempos más propicios como los actuales donde vuelven a reverdecer sellos discográficos independientes y abundan los festivales de garage y sonidos 60s.
Magic Bus no tuvieron una producción discográfica muy abundante pero fueron de los más talentosos de esa hornada. El trío madrileño facturó composiciones magníficas de ácido pop psicodélico a base de potentes bases rítmicas, guitarra Wah-Wah y mucho sitar, con ritmos punzantes al estilo Taxman. Si a esas impecables credenciales sumamos su buen gusto en las versiones, como la que abordaron del clásico Magic Potion de los Open Mind, teníamos frente a nosotros (y quizá no los supimos apreciar como debían) al sueño de cualquier aficionado al popsike.
Gracias a El Sótano de Radio 3 me he enterado de la gratísima noticia de la reunión de los Magic Bus para aparecer en directo en el festival Roctopus Tea Party de Toledo a celebrarse el 27 y 28 de septiembre, interesantísimo fin de semana con una selección muy apetecible de grupos en directo y pinchadiscos, además de scooter run, mercadillo...
Si a esta reaparición en directo de Magic Bus le siguieran nuevas producciones discográficas podríamos estar ante una de las más destacadas noticias musicales de la escena 60s-mod-psych nacional en los últimos tiempos. ¡Ojalá así sea!
David