jueves, 28 de febrero de 2013

SPANKING CHARLENE: WHERE ARE THE FREAKS?

Tras la reseña aparecida en Making Time del disco de The Electric Mess parece que ha surgido una cierta conexión del blog con la ciudad de Nueva York, ya que desde ella nos ha llegado el primer larga duración de Spanking Charlene, un disco concebido, grabado y dedicado a la ciudad de New York.
No es el sonido ni los estilos habituales que tratamos aquí, pero no podemos negar el atractivo de WHERE ARE THE FREAKS?, de muchas de las canciones a cargo de este cuarteto comandado por la poderosa voz de Charlene McPherson, un disco editado en 2012 por Slacker Music, y cuyas composiciones que paso a reseñar se pueden disfrutar en su bandcamp
Secrets abre el disco y junto a temas como The Other Girl se nutre de guitarras de hard rock y de la  potente voz solista; You Suck y Tie Me Up, en cambio, son propuestas que recuerdan, sobre todo en la interpretación vocal, a un referente musical del pop de la ciudad de Nueva York como fueron Blondie. Rev It Up es un blues rock sucio y amenazador con piano en el puente, y Stupid Me y Cry Baby se ajustan más al rock 70's con ritmo y desarrollo ralentizado. Todo ello, siempre, con poderosas guitarras en primer término.
My Girl es punk pop repleto de riffs, que enlaza con Where Are The Freaks?, uno de los mejores y más originales temas del disco a base de un serpenteante ritmo con riff casi de stoner rock y armónica. Muy americano. El rock de ritmo lineal con repetitivos fraseos de guitarra aparece en Boyfriend con una coda a base de guitarreos a través de diversos efectos, y asistimos a un acelerón con la movida Booze And Pills, también reminiscente en parte de la New Wave, al igual que la aún más acelerada I Like You As A Friend
Como bonus, Dismissed With A Kiss, más garagera (se inicia con guitarra Fuzz) y accesible, y añade teclados al sonido del grupo, producida por Steven Van Zandt, al igual que Canarsie, pop enérgico 70's con aires 60's en los coros y en la inclusión de clavicordio.
Un disco con buenas canciones, de buen y limpio sonido pero contundente a cargo de una banda con actitud, alimentado de buenas influencias para generar rock de siempre. Y es que, ¡hey!, no todas las nuevas bandas de guitarras tienen que sonar como la enésima versión de los Strokes, ¿no?
David