martes, 29 de enero de 2013

THE ELECTRIC MESS: FALLING OFF THE FACE OF THE EARTH!!!

El segundo LP de The Electric Mess, FALLING OFF THE FACE OF THE EARTH (2012) es otro impecable y agresivo tratado del mejor rock de garage, trece canciones que suponen un delicioso delirio de guitarras, bajo, batería, teclados y voz entregada y salvaje que supone un viaje a través de esos estilos que tanto nos gustan; sobre todo centrado en el garage rock a lo largo de su minutaje se atisban guiños a la psicodelia, el punk, el folk-rock, el 60's pop...
He Looks Like a Psycho abre la sesión con un ataque guitarrero, pandereta desmelenada y aullido salvaje, todo cimentado sobre un potente background de base rítmica y órgano. The Girl With the Exploding Dress es algo así como garage-folk, con una voz solista más femenina pero con el contrapunto sonoro de una instrumentación repleta de redobles de batería maníacos. Tell Me Why es un "speedico" tema guiado por el teclado, con un fragmento psicodélico en vórtice protagonizado por el órgano antes de dar paso a un interesante solo de guitarra culminando en una rave-up al estilo de los Yardbirds más flipados.
I Thought About You es garage-psych con contundentes guitarras y buenos coros, mientras que el tema que da título al disco, Falling Off the Face of the Earth es machacón punk-rock garagero. La sonoridad de Nice Guys Finish Last es algo distinta a lo que veníamos escuchando hasta el momento y se decanta por el punk de aire más setentero, pero con Don't Take Your Bad Trip Out on Me volvemos al garage más "ortodoxo", tal como sonarían unos Standells o unos Music Machine o muchos de las gemas incluídas en los legendarios Nuggets, por ejemplo, al igual que I Didn't Miss You at All, garage 60's con voz solista masculina en esta ocasión y con afiladísimo solo de guitarra. Este tema en particular me recuerda a unas de las leyendas del género, la Chocolate Watchband. 
Foto extraída de la web de The Electric Mess
Runaway Daughter es pegadiza, trotona y rabiosa, al contrario que Third Degree Burn,  lenta y amenazadora, con un órgano asesino que repta a lo largo de la melodía como una serpiente venenosa. De similar espíritu pero aún más temible y oscuro es el blues pantanoso de You're Fired y su reverberante guitarra. Elevator to Later es una canción groovy y de pegajoso estribillo, un llenapistas para las sesiones de sonidos blancos propios de los terrenos fronterizos del garage y la psicodelia. Para terminar, otra canción que se sale algo del "canon", I'll Take You Anyway, más amable y pop y de sonido más contemporáneo.
Todo un tremendo artefacto directamente salido de Brooklyn para sacudir al mundo al ritmo frenético del garage, la confirmación de que estamos ante una banda de primera fila.
David