miércoles, 26 de junio de 2013

SAY YOU DON'T MIND

Denny Laine ha sido un tipo injustamente tratado en las últimas décadas. Tras abandonar a los Moody Blues, a los que les aportaba su talento compositivo y su muy característica y expresiva voz (su sustituto, Justin Hayward, es también sin duda una de las grandes voces del rock británico de los 60) publicó un par de singles de pop bellamente arreglado, orquestal y barroco, y ligeramente psicodélico. Un serio competidor de talentos como Pete Dello y Graham Gouldman, sin duda. Pero pronto abandonó esos interesantes esfuerzos en solitario y se enroló en bandas como Ginger Baker's Air Force o los Wings, con los que a buen seguro ganó un más que merecido dinero. 
Su bello single de 1967, Say You Don't Mind / Ask The People, publicado por Deram (al igual que los discos de sus ex-compinches de los Moody Blues) y producido por el fastuoso Denny Cordell (responsable también de discos de los Move, Joe Cocker, de nuevo los Moodies y los Procol Harum, a los que por lo visto desdeñó injustamente cuando trabajaba en su primer LP) no fue a ningún lado, pero recibió una versión de Colin Blunstone aunque más clásica y barroca en sus arreglos. Prefiero la de Laine, es más de la época, más psicodélica, y los tonos agudos que alcanza en el estribillo merecen una atenta escucha. Emoción a raudales.
Como tantos otros músicos de la época, sobre todo británicos, Laine cruzó el canal de la Mancha y apareció en la televisión francesa, siempre tan interesada en la cultura pop. Su proto-videoclip de Say You Don't Mind le muestra tan amanerado como un Dave Berry en ácido. ¡Fantástico!
Y digo que Denny Laine ha sido injustamente tratado ya que sus grabaciones en solitario, sobre todo las registradas en la segunda mitad de la década de los 60, no han recibido un adecuado tratamiento con una buena recopilación que incluya sus pocos singles y a buen seguro mucho material inédito que haya por ahí, amén de sesiones en la BBC de Laine y su banda de aquel momento, la Electric String Band (que incluía sección de cuerdas propia, un concepto pionero y que luego llevó a la fama la ELO). Existía un disco de Cherry Red Records, por supuesto ya descatalogado y ridículamente caro en la actualidad para un CD, pero que se adentraba poco en esos psicodélicos años y sonidos. Así que esperaremos con paciencia un producto digno de este creador y sus composiciones. Si algo me ha enseñado los años es que estas cosas acaban sucediendo, por difíciles que parezcan...
David
(Aunque me gusta más cómo se ve el vídeo aquí, en sencillo blanco y negro, blogger sólo me deja colgar ésta versión phaseada...)