viernes, 29 de junio de 2012

EL DISCO DE LA SEMANA

KILLING FLOOR: Out Of Uranus (Penny Farthing, 1971; reedición en cd por Repertoire Records)
Conocí a Killing Floor gracias a un tema incluido en un fantástico disco de grabaciones registradas para la BBC y quedé prendado de ese blues rock potente puesto al día, así que no tardé mucho en hacerme con el disco en el que venía ese tema. El artefacto en cuestión era el segundo LP de la banda, tras el debut homónimo de 1969, KILLING FLOOR. Habitualmente encasillados dentro de la escena de blues rock británica resucitada gracias al revival del blues de 1967-1968, en OUT OF URANUS hay algo de eso, claro, pero mucho más, de sonido más fresco y más cercano al rock facturado en la transición entre décadas que al blues.
Diez canciones a cual mejor que se abren con Out Of Uranus, hard rock con potente y dinámica base rítmica, de esas que no dejan ni un solo espacio de la composición sin cubrir, con riffs de guitarra espaciales y profundos a cargo de Mike Clarke y voz desapasionada. El aire de la grabación es muy parecido al de los Who post-Tommy, aunque curiosamente se les suele tildar de ser unos aspirantes a Led Zeppelin.
Soon There Will Be Everything, con toques de Mellotron en el background de la melodía, aúna psicodelia y hard rock con toques de Ten Years After, una de las referencias de la banda en cuanto a sonido (aunque a mi me gustan más estos Killing Floor..!) que deriva en un duelo de guitarras muy de la Costa Oeste americana. La alocada Acid Bean en la que el cantante Bill Thorndycraft suena bastante freak presenta influencias de la velocidad de los Purple, los cambios rítmicos de los Zeppelin, cierta oscuridad a los Sabbath... pero divertido y adecuado para agitar la melena!
Where Nobody Ever Goes es, al fin, blues rock contemporáneo con guitarra arrastrada, incisivos parones rítmicos y armónica sureña. Una gran interpretación para un estilo del que no soy muy devoto, pero es que esta banda lo hacía todo bien. Sun Keeps Shining es verdaderamente reminiscente de los Ten Years After de Alvin Lee, rock con estructura de blues acelerado en la que el cantante dobla la melodía de la guitarra y el bajista Stuart McDonald se vuelve loco subiendo y bajando escalas. Call For The Politicians es un anecdótico tema más cercano al pop que al rock de agradable escucha y tono en general divertido. Es el único tema registrado en mono, lo que nos puede dar una pista de que se trata de una grabación anterior recuperada para el LP, en el que se encuentra un poco fuera de lugar. Fido Castrol vuelve a los terrenos del rock propio de los inicios de los 70, zeppeliana en la base rítmica y hendrixiana en las guitarras. Lost Alone tiene un hook guitarrero prestado del Tobacco Road, y que a su vez David Bowie tomó prestado para su Jean Genie. Más blues rock con continuos rolls de batería y armónica a dolor, con interludio en el que prima la improvisación cuasi-jazzística al estilo de, de nuevo, Ten Years After.
Son Of Wet, con su clarificadora línea de Get Stoned es hard rock agresivo pero no exento de groove. Un gran tema, con solo de batería incluido del gran Bazz Smith (no muy largo, no hay porqué preocuparse). Para terminar, Milkman, la canción con las que los conocí, que comienza con ciertos toques de blues acústico a lo Jethro Tull para desembocar en un frenético rock con arrolladora batería, guitarra trotona, armónica y violín eléctrico a lo Family. Deslumbrante final para un disco, si no perfecto dentro de su estilo, casi!!
David