sábado, 10 de diciembre de 2011

PURPLE WEEKEND 2011: UNA PEQUEÑA CRÓNICA

Un año más el Purple Weekend nos ha acogido y ha colmado nuestras expectativas sobre diversión, música y buen ambiente. Tres días inolvidables que junto a otras citas anuales suponen lo más parecido que vamos a vivir a los años que devocionamos.
El sábado llegamos a León con algo de retraso para poder disfrutar del R&B de Canary Sect y del power-pop de los Feedbacks, sustitutos de última hora de los franceses Les Terribles. Pero estábamos dispuestos para acudir a los conciertos nocturnos en el pabellón CHF, siendo este el primer año que acudiamos a éste emplazamiento y, en efecto, comprobamos que el sonido (sin ser espectacular) es mucho mejor que en el Hispánico. Algo más pequeño que éste, el CHF acogía sin muchos problemas a todos los asistentes al Festival aunque acudir a la barra a por un trago (previo paso para canjear el dinero por tickets) se podía convertir en una pequeña pesadilla.




Esa primera noche no podía empezar mejor: Al Supersonic & The Teenagers hicieron gala de un magnífico directo, vibrante y luminoso soul ejecutado con pasión. Es un orgullo contar en nuestra escena con una banda con ese talento, sin duda los mejores en lo suyo en todo el Estado. Roy Ellis, todo un showman, ejecutó un divertido set acompañado por otra excelente banda nacional, los Transylvanias. Disfrutamos el concierto cómodamente instalados en las gradas, ya que el ska y el reggae no es nuestra especialidad... y así guardamos fuerzas para asistir al plato fuerte de la noche, los Barracudas, que recurrieron a su primer y mítico disco en bastantes ocasiones a lo largo del set, con furia y entusiasmo, por parte de toda la banda, en especial los guitarristas y acompañado del histrionismo de su cantante, mucha actitud punk la suya. Sonaron, entre otras, I Can't Pretend, I Wish It Could Be 1965 Again... y para el final tres bises de lujo: Slow Down, Teenage Head y You're Gonna Miss Me. Muy divertido pero tuvimos que "luchar" a lo largo del concierto con unos exaltados jóvenes empeñados en arruinar mis jam shoes...
El domingo, tras un breve paso por el entrañable Gran Café para ver el final de la actuación de la Banda de la casa (Indian Rope Man y Hush sonaron) acudimos al Espacio Vías para los conciertos de la sesión de tarde. Todo un acierto la elección de ese emplazamiento, con buen sonido y acogedor, y además el sitio destinado a albergar el mercadillo, estupenda idea que permitía realizar las compras pertinentes por la tarde con toda la tranquilidad del mundo, depositarlas en el hotel y acudir a los conciertos nocturnos sólo a concentrarnos en la música y la diversión.
Además, ese Espacio Vías se convirtió, inesperadamente, en el lugar donde se desarrollaron algunos de los mejores conciertos del Festival. Ese sábado fueron The Groovy Uncle, ingleses con buenas intenciones y voz femenina pero demasiado lineales sus canciones, sólo destacaban los momentos en los que se endurecían y añadían guitarra fuzz. El resto, nada del otro mundo. Los siguientes, los Imperial Surfers, diversión a raudales con sus frenéticos instrumentales y versiones 60's. De vuelta al pabellón CHF para la segunda noche nos topamos con Idealipsticks, que no cuadraban para nada con el resto del cartel del festival, pero la cosa comenzó a remontar con los australianos The Frowning Clouds, cinco muchachos de insultante juventud pero de tremendo sonido, actitud, y canciones. Oscuros en ocasiones, intensos siempre, su garage rock fue de lo mejor de esos tres días. No pude evitar hacerme con su LP (aunque tuviese que cargarlo toda la noche...); para rematar la jornada, los esperados y admirados desde hace mucho The Jaybirds, elegantes austriacos que han ido mutando su repertorio desde el R&B británico al freakbeat. Impecables y ruidosos, aunque algo descoordinados en algunos momentos, ofrecieron un concierto de lo que muchos esperábamos, sólo influencias 60's. Su cantante Bernhard imitando los movimientos del Roger Daltrey de 1965 o del bird Ali McKenzie, muchos originales y versiones como Hold On I'm Coming (publicada en un Ep de los 90 que conservo como oro en paño), Sixty Minutes (Of Your Love), Father's Name Is Dad y un Save My Soul tremendo para terminar. De ponerse la piel de gallina, oiga.
El lunes, último día, con esa sensación agridulce de que se acababa algo tan especial pero que seguramente quedaba por vivir lo más interesantes y esperado. A las tres, al Gran Café para disfrutar del directo de los Extended Plays, cuyo primer single tanto nos ha gustado por aquí. Y vaya concierto que dió el quinteto, magnífico y que haría las delicias de cualquier buen degustador del pop (con algo de psicodelia) 60's. Interpretaron los dos temas de su single, nuevas originales (Imagination) y la frenética y potente Magic Mushroom, psicodelia de primera con Theremín incluido (¡mucha influencia de los Electric Prunes había ahí!) y versiones de Somebody To Love, Sorry y My Friend Jack. El concierto del festival para mi, y es que curiosamente siempre me acabo quedando con los conciertos de las bandas nacionales y en los espacios más pequeños, aquellas que tienen un repertorio de composiciones propias fieles al sonido que nos gusta y que no tienen ningún reparo de abordar versiones de los clásicos de la escena. Magníficos.
El Espacio Vías acogió dos nuevos conciertos que ayudaron a mantener muy alto el nivel que había adquirido el día: Los Platillos Volantes con un repertorio íntegramente compuesto de canciones de Los Salvajes (incluida su etapa "psicodélica": Mi Bigote, El Don Juan, Vivir Sin Ti, Judy Con Disfraz, Los Platillos Volantes...) ejecutadas con pasión y respeto, y a los que se les unió Elena Iglesias al teclado y el propio Gaby de Los Salvajes en este nuevo proyecto que revive al grupo para el directo rebautizados bajo el nombre de The Savages. Muchos músicos más jóvenes deberían palidecer de envidia ante el estado de forma de Gaby. Y otro de los grandes momentos del festival fue el concierto de los ingleses The Wicked Whispers, psicodelia de la Costa Oeste con toques de garage (en el teclado) y mucho de folk rock, con algún elemento de psicodelia inglesa a lo Edward's Hand o Piccadilly Line, como en su "hit" Amanda Lavender. Etéreas y bellas canciones, hipnóticos y arrebatadores. El único "pero" era su poca habilidad para acabar las canciones al unísono, pero eso no restaba nada de su encanto. Si alguien vende una copia de su 10", que me escriba urgentemente...La noche se presentaba apasionante. Nos perdimos a los Masonics, pero disfrutamos mucho con los Lambrettas, grupo al que estimo pero que no pensaba que fueran a deparar grandes cosas. Pero me equivocaba, y el remozado cuarteto abandonó el sonido un tanto suave y depurado de su LP de 1980 y sus tendencias ska para asaltar esas mismas canciones desde una visión más potente y rock: Page 3, Da-a-ance, Cortina MKII, London Calling, Leap Before You Look y Living For Today (dos de mis favoritas del grupo), Face To Face, por supuesto Poison Ivy, además de una emotiva versión de All Or Nothing y como bis un All Day And All Of The Night de andar por casa. Me quedo con sus originales. Y para el final, la traca... los Buzzcocks ante la mayor (y más entregada) audiencia del festival, aunque arrancaron con muchas canciones de otros discos y tardaron en llegar a lo que realmente esperábamos, las joyas editadas entre 1977 y 1979, en su mayor parte relegadas al final del concierto: Orgasm Addict, What Do I Get, Love You More, Ever Fallen In Love?, Promises, una extensa Harmony In My Head... Pete Shelley frío, casi desdeñando lo que estaba haciendo y en contraste un Steve Diggle eufórico, exaltado y entregado, además de una base rítmica competente. Y no he mencionado las estupendas allnighters, muy equilibradas entre sesiones de blanco y sesiones de sonidos negros, que tiene que haber de todo... pero que puedo decir yo, confieso que si suena Kick Out The Jams (y poco después Magic Potion, y más cosas así...) me vuelvo loco y estoy en el cielo... el cielo heavy-mod, claro!
El Purple Weekend ya es historia, esperamos que haya un PW 2012... ¡Dios salve al Purple Weekend!
David

4 comentarios:

ecstasyandwine dijo...

ha sido un gran purple!!! Nos vemos el año que viene!
y un placer conocerte!

Anónimo dijo...

Estupenda crónica del festival. Coincido en opiniones sobre determinados conciertos, y también, en general, me ha parecido un año estupendo.

Unai EP dijo...

Muchas gracias por tu crónica y por poner tan bien nuestro concierto, nosotros nos lo pasamos en grande y conseguimos que el concierto que llevabamos años esperando fuera tal como soñabamos, tanto por nuestra parte como por la del público.
Lo único, una correción: "Magic Mushroom" no es nueva, de hecho, está grabada hace 4 años en el EP del mismo nombre. Si no está en el bandcamp es por vagancia del webmaster épico...usease, yo mismo.

Fanzine Making Time dijo...

Gracias por vuestros comentarios! Felipe, igualmente, un placer conocerte.
Unai, gracias a vosotros por vuestro concierto, lo pasé en grande. Y agradecido también por la corrección, que inmediatamente aplico al texto.
Saludos!