martes, 2 de agosto de 2011

WILD MEN!

Gran noche la del viernes 29 de julio en la que pudimos disfrutar de dos grandes conciertos, el de Hollywood Sinners (favoritos por aquí) y el de Guadalupe Plata. Los primeros como siempre descargaron toda su energía punk con toques garageros en un concierto de algo así como una hora de duración. Divertidos y directos, aunque el sonido no les benefició demasiado (quizá el volumen era excesivo y se saturaba en una sala con unas condiciones acústicas tampoco del todo de primero) ni tampoco un público pasivo en su gran mayoría, hubo incluso momentos en que parecía que hubiesen más fotógrafos que simple espectadores (por lo menos en primera fila fue así en todo momento, aquí cuenta más tener la foto del momento QUE vivir el momento). Como testimonio, abajo hay un par de vídeos con temas de los Hollywood Sinners de esa noche, Wild Man y You Have To Ask. Por supuesto, en un sitio como éste en el que la modernidad a ultranza (pese a nuestra lejanía de todo lo moderno) y la pose se impone en la mentalidad de la "comunidad underground" (incluímos punks, rockeros, sesenteros, poperos, indies, fotógrafos, etc.), queda mucho mejor decir que el concierto de los Guadalupe Plata fue EL CONCIERTO de la noche, "cómo vamos a decir que nos gustó más un grupo garage-punk ante el apabullante blues puesto al día de los granadinos, la sensación de la temporada, etc." En mi caso, como rancio sesentero que soy, no fue así y me quedo con el trío toledano que presentaba su DISASTRO GARANTITO, aunque también disfruté del directo de Guadalupe Plata, aunque en ocasiones sólo me salvaba de la sensación de estar escuchando continuamente la misma canción algún ramalazo de intensidad sónica. Eso sí, la modernidad presente en el local (no mucha por cierto, pese a lo atractivo del cartel y lo barato -gratis- del evento) lo disfrutó y alguno incluso lo bailaba como el último hit house. Veer para creer, mis amigos. Un muy buen evento organizado por la gente de la sala Honky Tonk que espero se repita en su futuro nuevo emplazamiento, si ese plan se lleva a cabo, aunque no puedo dejar de comentar mientras muevo mi cabeza en gesto de desaprobación el cambalache horario que sufrió el mismo y que tuvo a gente (valerosas personas armadas de paciencia para escuchar algo de buena música... rockeros, melenudos, ye-yés!) esperando la apertura de puertas durante unas cinco horas, nada menos. El concierto estaba anunciado a las 19 horas, cosa ésta que tan perplejos nos dejó en los días anteriores; el mismo día se retrasó a las 22 horas (si no compraste el periódico imposible enterarte con tiempo suficiente), y la hora real de comienzo fueron las doce de la noche, acomodándose de esta manera a los usos y costumbres locales.
¡Señores, que no éramos niños los asistentes al evento! ¡A los jóvenes ya no les gusta el rock! ¡Que nos pongan un horario -y lo respeten- acorde a nosotros, gente trabajadora, con normalmente problemas para conciliar el sueño, y muy pronto con problemas para ir al baño! ¡La edad no perdona!
David




6 comentarios:

Shock dijo...

Saludos desde México!!
Una verdadera envidia esas 2 bandas, tanto los Hollywood Sinners como Guadalupe Plata son de mis bandas favoritas en la actualidad, ojalá alguna vez tuviéramos la oportunidad de verlos por acá.

Shock

Fanzine Making Time dijo...

Gracias por tu comentario! Sí, ojalá ambas bandas puedan ir en alguna ocasión en un futuro no muy lejano por esas tierras..!

Anónimo dijo...

Me gusto mucho el concierto de los Hollywood Sinners, pero de nuevo, como bien dices, nos maltratan con los horarios. En estas tierras, ya es costumbre no cumplir con la hora señalada, y eso, aparte de la fecha, creo que fue condicionante para que bastantes personas decidieran irse.
Y, por favor, una cerveza dorada no se puede vender a 2'50 como si de una guinness se tratara.

Álvaro Manzanero dijo...

No sé si " queda mucho mejor decir que el concierto de los Guadalupe Plata fue EL CONCIERTO de la noche", pero lo cierto es que los Hollywood Sinners me parecieron un grupo del montón, de los que hay cientos, y no sé si los Guadalupe Plata son la sensación de la temporada porque jamás los había oido, ni tenía referencias, pero sí me pareció que era una actualización del blues bastante interesante. Seguro que jamás los oigo en casa, y es verdad que los temas eran todos muy similares, pero en directo fueron muy disfrutables. Donde sí coincido contigo totalmente es en cuanto a los horarios. Y no solamente porque seamos unos puretas con manías, sino porque es de mala educación y pésimo gusto disponer del tiempo de los demás alegremente. Ya era costumbre en Sta. Cruz, pero desde luego, si esta va a ser la tónica que me esperen sentado. Iré a un concierto más y no regresaré "más nunca". Encima se les acabó la cerveza fría, luego el vodka al que me había pasado obligatoriamente-menos mal que para entonces ya se había enfriado la cerveza. Luego dirán que es que en canarias no hay público para el rock y no que son unos pésimos y cutres gestores.

Fanzine Making Time dijo...

Saludos! Totalmente de acuerdo con vosotros en cuanto al tema de los horarios y el (mal)trato a cierto tipo de público (nosotros, pobres sujetos que gustan del rock y otros sonidos malsanos, propios de delincuentes!).

Anónimo dijo...

Jejeje, al público de la ópera y zarzuela lo tratan mucho mejor.